lunes, 4 de mayo de 2009

Pedja siempre fue de mosquear a la penya

Tras disculparme por el título que encabeza el post recuerdo, viendo en Cuatro las imágenes de la gente increpando a Mijatovic en el aparcamiento del Santiago Bernabéu, una situación similar que le ocurrió al mismo protagonista hace unos trece años, aquélla vez en las instalaciones de Paterna, en la que el montenegrino, reprendido por aficionados valencianistas por su anunciada marcha al Madrid, llegó incluso a encararse con algunos de éstos.
Un tipo chulo, el de Podgorica.

PD: qué triste que quien hubiera podido quedar en el recuerdo de los madridistas como el héroe de "la Séptima", por meterse donde no le llaman acabe como un pésimo gestor gordo, fanfarrón y engominado (y con dos ligas en su haber, oiga).

3 comentarios:

yiyo dijo...

Tuvo otra cuando jugaba en el Levante. Y es que en 3 partidos consecutivo creo que lo expulsaron 2 veces. El público le recrimino también fuera del campo que como siendo un veterano hacia esas niñerias en el campo.

Por cierto, ¿que fue de su hijo Andrea? me acuerdo que estaba muy enfermo y que hasta Raúl le dedicaba goles

Antonio dijo...

¡Verdad! ¿Cómo era la cosa? ¿Tenía también otro hijo en Yugoslavia al que se tuvo que traer para que no sufriera la guerra? ¿O era el mismo Andrea?

yiyo dijo...

Ayer murió el hijo de Pedja