lunes, 24 de noviembre de 2008

Titi en el Camp Nou y no era Henry

Estoy reventado, porque he llegado hace un rato de Barcelona, pero no me queda otra que escribir sobre lo que he visto. He ido al Camp Nou, al Barça-Getafe, con unos carnets prestados en tribuna.
Hace cinco horas estaba sentado a diez metros de Johan Cruyff, y me he acordado de cosas. He recordado, sobre todo, su etapa final como entrenador del Barça. Me he acordado de los fichajes de Iván Iglesias, de Igor Korneiev, de Xavier Escaich, de Cela, de Xabi Eskurza... He recordado que tuvo una plantilla donde estaban su hijo, Jordi, y su yerno y posterior pateador de los Barcelona Dragons (por cierto, ¿qué fue de este equipo? Si hasta ponían resumenes en Más Deporte...), Jesús Mariano Angoy. Me he acordado de que fue él quien le dio la alternativa a la Quinta de Lo Pelat (De la Peña, Roger, Óscar, Velamazán, Celades, Arpón...), en unos años en los que el Barça hacia tiempo que no era Dream Team. Me he acordado de cómo se fue por la puerta de atrás, pocas jornadas antes de acabar la temporada 95/96, en un Barça en el que estaban, entre otros, Figo, Kodro, Popescu y Hagi. Recuerdo su imagen sentado en un banquillo con gabardina beige y chupachups. Recuerdo también la Copa de Europa que se perdió por 4-0 en Atenas contra el Milán, el fin de una era... Recuerdo, por último, que después de entrenar al Barça no volvió a entrenar a nadie más y que, desde entonces, en su opinión todos los que han entrenado al Barça no tenían ni puta idea. (Si esto a alguien le recuerda a Moncho Monsalvo, por favor que deje un comentario).
A diez metros tenía también a Ronald y a Erwin Koeman. Del segundo recuerdo su estampita en el álbum de USA'94. Del primero recuerdo su gol en Wembley, su gol en el 5-0 al Madrid, sus penaltis (y aquel que le paró Buljubasich en el Heliodoro Rodríguez López), sus cambios de juego, sus faltas colocadas y fuertes, sus siete u ocho golitos por temporada, su 4 a la espalda, su salida al Feyenoord y su manual de cómo cargarse un eqipo en ocho meses (léase Valencia C.F. noviembre'07-junio'08). Ostras, también recuerdo su beso en los morros con Stoitchkov en la celebración de una liga, creo. Y sus Predator con escamas!!!! Y ahora que caigo, también recuerdo cuando fue ayudante de Van Gaal con Holanda no sé si en la Eurocopa del 2000, que leí que se ponía a jugar en los partidillos y aún era mejor que el resto de defensas.
También a diez metros tenía a Unzúe, y me he acordado de cuando el Sevilla tiraba los corners y él subía hasta el centro del campo. De ahí el gol de Lasa en el Bernabéu. He recordado también cómo Monchi le quitó el puesto en contadas ocasiones, en una de las cuales creo que le paró un penalti a Moisés Arteaga en Sarriá. Y he recordado cuando se fue al Tenerife, pero tampoco daba para mucho más.
A su lado estaba un tal Lionel Messi, y me he acordado de cuando en su debut (o uno de sus primeros partidos) en un partido contra el Albacete marcó un gol de vaselina a la salida del portero y se lo anularon por fuera de juego. Minutos después marcó el mismo gol y esa vez si valió.
A su izquierda estaba Márquez, y me he acordado de cuando jugaba en el Mónaco de lateral derecho y de central y sonaba para el Madrid.
Al lado de Márquez estaba Jorquera, y tampoco es que me haya dado para muchos recuerdos.
A su lado estaba Iniesta, y me he acordado de cuando mi hermano me dijo que salía de titular contra el Mallorca, si no me equivoco. Era su debut, en el Barça aquel lamentable de Riquelme y Christanval. Me jugaría un euro a que fue Rado el que le hizo debutar, pero vete tú a saber, igual fue Van Gaal. Sólo sé que llevaba el 34.
Al lado de Iniesta, por último, he visto a Milito. He recordado cuando, estando aún en Independiente, en Don Balón le hicieron un reportaje diciendo que era un futbolista a seguir. También he recordado cuando el Madrid lo rechazó porque Del Corral decía que tenía la rodilla rota y Florentino que no vendía camisetas. He recordado lo que se rieron de aquella decisión en el Zaragoza y de la poca gracia que ha hecho en Barcelona que quizás el médico del Madrid tuviera razón.
Pero todo esto es tontería. Lo mejor ha ocurrido en el descanso. Iba con un primo mío, que es bético, y mientras nos tomábamos un bocata de chapata con butifarra ("més que un club") le he dicho, por hacer la gracia: "mira a benjamín de portero en la puerta 10". Nos hemos acercado y poco a poco mi broma ha ido tomando visos de no ser tanta broma sino una realidad como un piano. Así que, cuando me he plantado a cinco centímetros de Benjamín, sin estar aún del todo seguro de que fuera él, le he dicho: Titi! Titi! (lo he repetido porque llevaba puestos auriculares, supongo que escuchando el Carrusel). Cuando me ha respondido, le he dicho: "Titi, te presento a mi primo, que es bético. Yo soy sevillista. ¿Tú qué? ¿Sigues jugando?" Él ha dicho, resignado: "Qué va, ya he parado..." ("...de robar", he leído entre líneas). "Te veía mucho en Sevilla, en la C/Asunción" (tengo tendencia a hacer comentarios totalmente irrelevantes cuando me encuentro con alguno de estos, ya contaré la de Ronaldinho). "Sí, claro, es que tenía una amiga que trabajaba allí" ("Osea, que te tirabas a una dependienta del Tintoretto", entre líneas, bis). "Aaaah, ¿y qué haces aquí?" "Nada, que he venido a ver a.....una persona....a mi hermano también, y nada, me han invitado". Ahí ya me he dado cuenta de que la conversación tampoco daba para mucho más, pero al menos me ha servido para recordar cuando con 17 años salía en la Guía Marca de lateral izquierdo del Valladolid. O cuando empezó a salirse y el Athletic de Bilbao le quiso fichar porque tenía un antepasado vasco (de la colonia guineana que hay en Hernani, supongo). También he recordado cuando lo fichó el Betis por 1500 millones. Y cuando le vi en unos Juegos del Mediterráneo haciendo lo que le daba la gana con Valerón al lado. Me he acordado de cuando recuperó su mejor fútbol con Juande, llegando incluso a sonar para el Barça. Y he recordado, cómo no, una supuesta fiesta de Halloween en la que muchos de los lectores de este blog hubiesen querido estar.
Y otro día hablo de Verdasco. Campiolones! (en honor a Amunike)

2 comentarios:

Chaves dijo...

recuerdo q a cruyff lo exaron despues de una manita en eantander...grande el viaje a barna

yiyo dijo...

Yo recuerdo de aquel partido en Santander de que debian haber largado a Busquets en lugar de a Cruyff.