miércoles, 18 de febrero de 2009

El padre de Juanfran

Recuerdo que una vez salió en televisión el padre de Juanfran, el lateral izquierdo, explicando que después de cada partido de su hijo apuntaba una serie de datos en unos cuadernos que iba almacenando. Creo recordar que las anotaciones las realizaba en el color del equipo en el que en ese momento jugara Juanfran, por lo menos yo recuerdo que enseñó unas páginas escritas en los colores blaugranas del Levante.
Eso sí, el primer gol del lateral en Primera, creo que estando ya en el Celta, lo anotó en dorado ("con letras de oro", que dirían Antonio Gala, Juanma Trueba y todo periodista deportivo que tire de clásicos). Lo recuerdo porque tuvo un gran seguimiento mediático. Era una época en la que aun no había galácticos ni fantásticos, así que había huecos para este tipo de informaciones...

13 comentarios:

O Traveseiro dijo...

Pues si se explicaba igual que el hijo el reportaje duraría medio día... o más. Quien lo vería con los Plastidecor apuntando "hoy Juanfran le dio un codazo a un contrario".

Capitán (tan) Argento dijo...

O Traveseiro, creo que en caso de un codazo el padre apuntaría "hoy a Juanfran un contrario le dio un cabezazo en el codo..." (toma nota Pablo "subnormal presentador de programa de teletienda) Motos, eso es codo, no lo que tu dices cuando lo del "culo o codo")

Antonio dijo...

Jajajaja sois carne de cañón! Es poneros algo relacionado con el Celta y saltáis...
O Traveseiro, al borde de la censura por la crueldad de tu comentario, el pobre Juanfran no tenía la culpa de ser tartaja...lo que tiene huevos es que encima de ser tartaja se pintara el pelo como se lo pintaba en aquella época...
Ostras, me acabo de acordar de una vez que se lo puso amarillo pollo al máximo y dijo que es que era un tinte que le había regalado un hincha del equipo rival en un partido de Uefa en Turquía o por ahí...un lumbreras este Juanfran!

Capitán, a las hormigas también las odias? Porque yo cuando veía el programa me hacían bastante gracia, pero acabé comparando el beneficio que sacaba de ver el programa con el perjuicio que me provocaba y dejé de verlo. Desde entonces ha debido pasar algo así como un año.

Capitán (tan) Argento dijo...

Odio las hormigas también, claro que las odio, manda hue...lo peor es que a la hora de la cena es lo único que hay! Yo, que lo miro por la sensación de adrenalina que hace sentirme vivo (?) a veces me sorprendo gritando "subnormal, eso no se llama codo". No, en serio, es bueno verlo porque tiene que ver con mi carrera: Marketing y Publicidad, algo que me apasiona y que en El Hormiguero se lleva al máximo exponente. Lo peor (mejor para el marketing) es que la gente no se da cuenta. No se dan cuenta que es todo artificial, el trasfondo publicitario que hay detrás, el mal tipo que es Pablo Motos y el humor soez y pueril que se hace, que si se lo escuchan a no sé, pongamos que a un hijo, a un hombre por la calle o en un bar, causa desprecio.

Y Flippy...con lo bueno que era de humorista gañan, mira en lo que se ha convertido. Triste, muy triste.

Y me fui al carajo..hablo de eso y me enciendo y garierudhhsssssss!!!!!

Antonio dijo...

Capitán, ¿qué trasfondo publicitario tiene? Lo pregunto desde la más humilde de las ignorancias, en serio.

Sobre el programa, estoy de acuerdo, es lamentable, patético, bajuno, etc, etc. Lo que peor soporto es el tono excesivamente agudo con el que hablan todos los miembros del programa. No sé si es que todos se han ido contagiando (creo que, de ser así, el origen de todo debe estar en Luis Piedrahita) o si forma parte de la trama publicitaria que denuncias, pero el caso es que resulta insoportable para un oído medio.

No voy a decir que al calvo lo mataba porque tampoco es para tanto, pero sí que lo sacaba de por vida de la televisión. A Marron, o cómo leches se escriba, le pegaba un tiro (televisivo también, se entiende), a Flippy le daría tres collejas y a la tía la tiraría a la basura. A Pablo Motos le haría todo eso y luego le diría: "tío, es que das mucha pena, es que es durísimo que siendo un humorista seas tan sumamente malo en lo tuyo". A esto supongo que me contestaría: "sí, pero yo estoy aquí ganándome mi vida y la de mis hijos y tú, desgraciao, tendrás que trabajar 12 horas diarias en un andamio de aquí a que te mueras". Entonces yo matizaré que no será en un andamio sino presumiblemente en un despacho de abogados, pero para entonces Pablo ya no me oirá porque se encontrará metiéndose nandrolona por alguna esquina.

Peeeero, y aquí he de ser muy claro, las hormigas son graciosas. No sé si será esto que hablas de la imagen y tal, pero realmente a mí me hace gracia ver a unos muñecotes decir esas paridas con esas voces, aun sabiendo que los que los llevan son los dos que hacen la sección de las revistas. Cuando me río con sus comentarios mi hermana gira el cuello, me mira atentamente y me dice: "si eso lo dijera una persona no te reirías, te hace gracia simplemente porque lo están diciendo unos muñecos, eres patético". Y sí, mi hermana tiene razón.

Chaves dijo...

Amen!!!

O Traveseiro dijo...

A Juanfran no lo trago, pero no por su paso por el Celta, es en general, de siempre. Un jugador sucio y que aun encima es un llorica. Joder, un profesional no puede salir llorando en la tele porque no cuenta para el entrenador, como cuando lo echaron del Valencia.

En cuanto a mi comentario sobre su problema de dicción, es verdad que es cruel, pero yo soy así, que queréis. Me rio de los demás pero también soy el primero en reirme de mi mismo, de mi físico, de mis meteduras de gamba...

Y ya de paso, hablando de Juanfran, RECUERDO la vez que el Depor se estaba jugando la liga y Juanfran, de quedabien con su afición, dijo que quería que el Depor no la ganara. En esto que en Radio Coruña, de la Cadena Ser, el locutor de deportes, Manolo Castelo, dio la noticia diciendo: "Esta mañana Juanfran dijo... bueno, intentó decir, que el Depor bla, bla, bla..." Hubo quejas, lo llamaron al orden y tuvo que pedir disculpas.

Yo no voy a ser menos, pido disculpas a todos lo gangosos lectores de este blog que se puedan sentir ofendidos por mi comentario.

Antonio dijo...

Jajaja en este blog siempre será bienvenido el humor, negro.

Derlei dijo...

Reirse de la tartamudez de Juanfran es lícito como lo es reirse del "cáncer" de Molina. la única diferencia es que Juanfran sí era tartamudo de verdad y Molina se inventó un cáncer (¿conoceis a alguien que deje el fútbol en octubre y que ya en enero esté jugando?)

Antonio dijo...

Ufff, desconozco el tema, pero ya sería duro inventarse un cáncer. No sé qué sentido podría tener.

Capitán (tan) Argento dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Capitán (tan) Argento dijo...

Trasfondo publicitario...

Todos los invitados que van, estrenan o películas o programas, o sacan discos casi a la semana siguiente. De lo contrario, no irían. Es decir, el Hormiguero era un programa al que iban famosos (desconozco si cobrando o no). Podía ir cualquiera. Ahora, se convirtió en un programa en el que gracias al éxito, los invitados van a cambio de publicidad. Pero bueno, no sólo eso. Hay más cosas.

Por ejemplo. Cortes publicitarios de más de 10 minutos, a los que da pie un Pablo Motos con un "Culo o Codo" o con una adivinanza o un método para ligar, para ganar pasta fácil o para que te crezca el pito (?). Explico una cosa: hay un código publicitario que dice que por hora, como máximo pueden exponerse 17 minutos de publicidad, de los cuales 5 deben ser "institucionales", es decir, del propio canal. Eso sí, casi ningún canal respeta dicho código. No hay sanciones, pero está mal que se haga. Ahora, el Hormiguero es posiblemente el programa (y Cuatro el canal) que más publicidad emite y por el forro se pase el código (Telecinco con Gran Hermano, Sin Tetas y algún otro pedorro-programa que me olvido no se queda atrás). De hecho, tal vez haya más tiempo dedicado a los comerciales en el Hormiguero que al propio programa. *

* Dependiendo de la contraprogramación de otros canales o bien de la propia programación de Cuatro, generalmente los miércoles el Hormiguero dura unos 20 o 30 minutos. En cambio, los Lunes (día importante parece) dura cerca de una hora...

Otro ejemplo: publicidad dentro del programa. Descarada!!! Aberrante! Con regalos del tipo "jamones" o anuncios con tus dichosas hormigas, camuflados, claro está (en las pruebas de Marrón, en "concursos" con el público, experimentos y demás).

Otro ejemplo: no sólo los muñecos de las Hormigas sirven para ganar dinero (no sé si tendrás uno). Recuerdo una ocasión en la que el subnormal vigoréxico sacó del escritorio unos boligrafos con la cara de Trancas y Barrancas y dijo "Les gusta?" la gente dijo "siiiiiiiiiii" y comunicó: "pues dentro de poco a la venta!" (aplausos)

Qué más, qué más: ya puestos a criticar: el meter animales en el programa para despertar los "oooooooh que bonito"...O reir falsamente las gracias del hombre discapacitado cuyo nombre no recuerdo, el "Diablo sobre ruedas". No digo que no sea gracioso, algunos puntos se pega. Pero Pablo Motos y secuaces rien falsamente sus gracias, y eso se nota. Y es algo que no me gusta por ser discriminación positiva..

Y qué decir del público, que aplauden sonriendo desaforadamente cual subnormales...

He dicho! Espero que quede claro lo de por qué digo "PROGRAMA TELETIENDA"...y repito, lo veo por masoquismo intelectual.

Antonio dijo...

100% de acuerdo, Capitán, en ese sentido sí.

Ahora bien, esto de que los famosos sólo van al programa cuando promocionan algo...viene de lejos, no? Recuerdo que en "Lo más plus" era lo mismo, la gente sólo iba para promocionar sus películas, libros, etc (salvo los deportistas, pero entonces te veías a Fonsi Nieto con la camisa con treinta parches de publicidad).

Eso sí, que venga de lejos no justifica nada. Es cansino y punto, cierto.

Sobre los cortes de anuncios no puedo opinar porque hace mucho tiempo que no veo el programa, pero en ese sentido lo más insoportable que recuerdo era Gomaespuma, ya cuando estaban en M80, pero sobre todo cuando se pasaron a Onda Cero.

Por cierto, recuerdo que cuando empezó Cuatro dijeron que no tendrían casi publicidad, al estilo Canal+...

Lo del público del programa no tiene nombre, supongo que los cogerán de entre los típicos que se ponen a hacer el tonto detrás de los reporteros cuando hay una cámara de por medio. Hay gente com muy pocas luces en este país...mucha!

Y la falsedad del vigoréxico también es detestable, sí. Lo peor de todo es que resulta aun más patético si cabe cuando se ve que ríe sin ganas.

Joder, al final también me estoy indignando yo. Gracias a Dios todavía me quedan "mis" hormigas!
(Salgo corriendo a la calle a pillar un boli de esos!!!!)