miércoles, 11 de febrero de 2009

A great player and a better person

Recuerdo un vídeo que pusieron en "El Día Después" de un partido entre el Sevilla y el Dépor en el Sánchez Pizjuán. El vídeo se centraba en la actuación de Jesús Navas, que estaba volviendo locos a los defensas del Dépor, hasta el punto de que Duscher, Scaloni y compañía le llamaron la atención diciéndole que ni una más, amenazándole si osaba volver a driblarles.
Entonces llegó Luque y cogió al extremo sevillista, diciéndole: "Oye! Ni caso, tú sigue igual, tú sigue igual".
De este modo Albert Luque, un tipo que ya de por sí cae bien, protagonizó uno de los gestos más bonitos que se han visto en los últimos años en un campo de fútbol, adquiriendo gran aprecio en el seno de la afición nervionense. Sin lugar a duda ninguna (que diría Del Nido), un caso más de "gran jugador y mejor persona".

P.D: datos estadísticos: poniendo lo de "gran jugador..." en Google salen 1710 entradas. Poniéndolo en inglés sólo 796. Los angloparlantes no entienden de frases emotivas.

4 comentarios:

Capitán (tan) Argento dijo...

Recuerdo esa frase de Luque, y también recuerdo (para más amor desde Nervión) la vez que se collejeó con uno del Betis. Visto en el Día Después..

O Traveseiro dijo...

Pues debe ser el único campo donde cae bien. En serio, seguidle la pista y comprobareis que lo ponen a caldo en todos los sitios. Sin ir más lejos, en el propio Riazor, antes, en ocasiones durante, y después jugar en el Depor.

Me acuerdo un partido con el Mallorca que en una jugada se salió del campo y resbaló cayendo de culo de forma realmente graciosa. Una parte del campo se descojonó y a Luque le pareció tan mal que cuando marcó el gol del empate (1-1 final) se fue celebrándolo haciendo callar al público (tipo Batistuta y Raúl en el Camp Nou), y claro, a partir de ahí la cosa fue a peor.

Mi opinión, futbolista sobrevalorado y, eso sí, una buena persona, doy fe de ello.

Antihéroe dijo...

Pues no sabía yo esta anécdota de Luque. A mí me ganó cuando lo ví de rodillas rezar en aquella tanda de penaltis del mundial 2002 contra Irlanda.

Antonio dijo...

Vaya, pues yo pensaba que solía caer bien, es un tipo sonriente y tal...
Quizás fuera sólo con Sevilla, no lo sé. De hecho, durante un par de años se habló de que podía venir a jugar aquí.
El caso es que también le recuerdo otro gesto en el Pizjuán. En una jugada en la que no recuerdo muy bien qué ocurrió, creo que se revolvió contra alguien, creo que porque le había hecho una entrada dura, pero al momento vio que había sido sin querer y le pidió perdón tanto al jugador como a la grada, que empezó a aplaudirle como loca.
Lo dicho, un tío querido en Nervión, Albert Luque.